Loading...

sábado, 16 de julio de 2011

ASPECTOS HISTÓRICOS DE LA CONQUISTA Y COLONIZACIÓN DEL ESPACIO GEOHISTÓRICO DE VENEZUELA


ASPECTOS HISTÓRICOS DE LA CONQUISTA Y COLONIZACIÓN
DEL ESPACIO GEOHISTÓRICO DE VENEZUELA

Político:

El 1 de Agosto de 1498 llega Cristóbal Colón a las costas venezolanas luego de su tercera expedición.

En 1499 Alonso de Ojeda, Américo Vespucio y Juan de la Cosa inician el recorrido por toda la costa venezolana con lo cual se delineó el litoral venezolano.

El primer poblamiento colonial de Venezuela se estableció en Nueva Cádiz de Cubagua, una isla rica en perlas y fundada por Francisco Depons. Este hecho motivo las ambiciones de España a llevar a cabo las expediciones cuyo destino era la parte oriental de Venezuela en búsqueda de riquezas. La región oriental fue la primera en habitarse por los conquistadores.

Gonzalo de Campo, Juan de Ampíes, Juan de Carvajal, Pedro Álvarez y Juan de Villegas fueron los primeros fundadores del territorio venezolano. Los Welser eran banqueros, exploradores y gobernadores que se beneficiaron de grandes extensiones del territorio como pago de deudas contraídas por la Corona Española. Estos personajes luego de la designación de gobernadores fueron esparciéndose por todo el territorio con el fin de buscar riquezas minerales y conquistar, fundar, poblar y dividir la tierra en encomiendas a quienes se le fue encargada la misión. De esta manera se organiza políticamente el espacio geográfico y se da pie al proceso histórico de Venezuela.
Social- Cultural:

Al concluir el siglo XVII España ya había alcanzado los objetivos fundamentales de implantar su presencia en el territorio venezolano. Por derechos de conquista la tierra pertenecía al Estado Español. Los aborígenes se habían convertido en una mercancía potencial sometiéndolos al tráfico comercial como esclavos a quienes en primer lugar explotaban sus fuerzas de trabajos en la extracción de perlas. La inhumana práctica esclavista indígena contó con el aval y participación del trono católico quien regulaba el tráfico comercial de los mismos, sin embargo el trato al indígena mejoró, dejando de ser objeto de comercio y convirtiéndose en siervo del encomendero.

El mercado humano era una vieja costumbre de los españoles. Debido a la incapacidad de indígena para desarrollar específicas actividades económicas implantadas por los colonizadores, comenzaron a traer negros del África para someterlos como esclavos que incrementarían la fuerza de trabajo. Esta práctica ya era muy corriente en Europa y África. Los negros eran utilizados como un medio de producción comparable y vendible como cualquier otro instrumento.

El esclavo superó el desempeño del trabajo indígena y contribuyó al desarrollo y estructuración de las bases económicas, y al proceso de colonización.

Económico:

Al haberse agotado los placeres de las perlas, las encomiendas dieron paso a la colonización en su función explotadora, la economía comenzó a basarse en la cría del ganado y de caballos, las labores agrícolas menores desarrolladas por la mano de obra eran encomendadas a los indígenas tales como el cultivo del maíz, del trigo, de la yuca, leguminosas, algodón y tabaco. También se dedicaban a la artesanía y al servicio doméstico.

Los negros estaban a cargo de explotar las minas, el cultivo de la caña de azúcar y el cacao.

Religioso:

Como fórmula de explotación y control de la población indígena se crearon las misiones donde la concesión era exclusiva de la orden religiosa donde participaron franciscanos, capuchinos, jesuitas y dominicos. Los misioneros tenían todo el gobierno y el dominio religioso y civil. Los pueblos al cabo de veinte años eran puestos bajo la jurisdicción civil, ya que se suponía que la labor catequizadora y civilizadora había sido cumplida entrando a formar un pueblo de doctrina, quedando a cargo de los religiosos la parte religiosa.

CONTEXTO HISTÓRICO DE LA VENEZUELA COLONIAL

Social- Cultural:

La sociedad colonial venezolana resultó como un proceso de mestizaje desarrollado desde el establecimiento del europeo y del negro africano en el territorio del primitivo poblamiento aborigen.

La estructura social colonial se clasificaba étnicamente en blancos, pardos, indios y negros; cada uno constituía una especie de casta por su estratificación, condiciones biológicas, ocupaciones y oficios, status jurídicos y el papel que constituían en el proceso económico.

Dentro de la estructura global, el blanco era identificado con el poder, el prestigio y la riqueza, el color de la piel fue asociado con la pureza de constitución, la pureza de sangre, lo cual creaba un efecto de desigualdades entre las demás clases sociales.

La población indígena se diferenciaba de los blancos criollos y de los negros africanos. Estaba integrada por grupos étnicos que poseían rasgos culturales, lingüísticos y psicológicos.

El negro esclavo integraba una clase social explotada en el contexto del proceso productivo agrario y su explotación se fundamentaba legalmente mediante leyes, normas y en la mentalidad dominante establecida por el poder colonial. El amo era propietario del esclavo y de sus descendientes, de la fuerza de sus trabajos y además lo consideraba como una mercancía susceptible de intercambiar libremente.

Los pardos se distinguían de todos los descendientes del mestizaje, mulatos, zambos y los originarios del cruce de ambos grupos. Los pardos eran jurídicamente libres, pero se les impedía desempeñar todo oficio público, les estaba prohibido el acceso a la educación institucionalizada y el ejercicio de cargos eclesiásticos, el ingreso a las corporaciones religiosas, a las jerarquías militares, a las milicias y a las agrupaciones profesionales.

Los blancos criollos constituyeron una oligarquía agraria y territorial, que los caracterizó como oligarquía social. Tenían privilegios económicos y políticos, monopolizaron las instancias de poder municipal, constituían una casta superior a los demás grupos sociales con mayor capacidad de control de los mecanismos coloniales.

Los blancos criollos constituían la nobleza colonial venezolana, eran propietarios de tierra, de esclavos, de la mano de obra libre en villas y ciudades, controlaban los cabildos, los ingresos, los tribunales, los cabildos eclesiásticos, todas las instituciones reservadas a la clase elevada y amos de la economía. También controlaban igualmente las instituciones de poder político, municipal y regional, la iglesia y los centros generadores de cultura institucional

Los reyes establecían disposiciones legales por las cuales hacían de ellos unos verdaderos extranjeros en los territorios que gobernaban. No podían contraer matrimonio mientras ejercían el poder, ni casar a sus hijos en la jurisdicción de su mando, ni asistir a nupcias, entierros, ni fiestas en general, ni estar unidos por el sacramento del bautismo con sus gobernadores, ni ejercer el comercio, ni tener más de cuatro esclavos.

El ejercicio del dominio colonial constituía el espíritu rector de la legislación de Indias y el derecho indiano. Dominio con respecto a la exacción económica, al control político y al desarrollo de una mentalidad propicia al afianzamiento y a la sujeción a un poder extracontinental, y por eso todos los residentes y nativos de Indias estaban jurídicamente considerados como vasallos de Su Majestad, unos libres o semilibres y otros simplemente esclavos.

Los mecanismos de exacción fueron modificándose en el tiempo de la dominación colonial, en sus procedimientos y en sus formas y en los destinatarios inmediatos; de la violencia de los primeros tiempos se procedió a la explotación y extracción de la plusvalía, y paralelamente a la coacción extraeconómica. Impuestos, derechos, aranceles, multas, diezmos, bulas, etc., dieron un toque de encubrimiento a las distintas formulas y figuras combinatorias y constrictivas de apropiación.
Social -Económico:

Se estableció el régimen feudal en donde el latifundista tenía el dominio de grandes extensiones de tierra como propiedad privada y se le adjudicaba poder económico, político, social y el de la mano de obra. El siervo o servidumbre eran los productores y estaban obligados a trabajar en los hatos de las comunidades, en los conucos familiares y haciendas de los militares.

Los grupos étnicos considerados como negros transformaron las formas de explotación esclavista en una institución económica estable.

La ganadería se transformo en el elemento fundamental de la producción, favorecida por las condiciones del medio geográfico y el desarrollo sociocultural de los pobladores indígenas, cuyas actividades de recolección facilitaron la formación de una economía ganadera primitiva con base pastoril- recolectora.

El hato era la unidad social de producción social y explotación; función económica sobre la que se erige el latifundio ganadero como expresión del poder político, económico y social en conjunto con la hacienda de plantación que dominaron las tenencias de tierra y de la producción de ganado vacuno, caballar, mular, cacao, tabaco, trigo, algodón, añil y caña de azúcar para la comercialización internacional de estos recursos.

También existía la hacienda tributaria donde se constituían la producción de frutos menores y rubros comunes como cacao, tabaco, caña de azúcar, maíz, plátanos, papa, trigo, cría de ganado y bienes de consumo local.

La producción de la plantación colonial se orientaba a satisfacer las necesidades del mercado exterior, y aunque también cubrían el mercado doméstico local éste no era altamente significativo económicamente.

El negro esclavo se considero como mercancía de primera importancia por ser una fuerza dinámica de producción como mano de obra y también como mercancía pues se hacían remates públicos de esclavos para la época. Su valor monetario variaba según la producción de cosechas y se subastaban. Se tomaban en consideración para su valor la edad, el estado de salud, el lugar de origen y las habilidades que poseían.

Político- Económico:

El Estado Metropolitano era la estructura del poder político, representaba los aspectos políticos-jurídicos, económicos-sociales, culturales-religiosas y de represión, etc.

En Venezuela la primera institución política fue el Cabildo que nace conjuntamente con la implantación de los lineamientos demográficos urbanos. Constituían un poder absolutista. En sus comienzos tuvo un espíritu democrático y se orientó a defender los derechos comunales ante el enorme poder de los funcionarios representativos del poder real, pero luego se fue transformado en una estructura de carácter oligárquico y cerrado. La función de los cabildos coloniales consistía esencialmente en el gobierno económico y administrativo de la ciudad, poder municipal y la representación de los intereses de la comunidad.

La Gobernación, fue la institución política de mayor representación del Estado Metropolitano en Venezuela, constituyó la más alta jerarquía hasta la creación de la Capitanía General de Venezuela. El gobernador representaba directamente la autoridad del Rey, era el órgano de la autonomía municipal y estaba facultado en asuntos políticos, militares, administrativos y represivos, también en funciones judiciales y diplomáticas con otras colonias de América. Su función primordial era mantener la unidad imperial y la integridad religiosa, también ejercían actividades administrativas para regular la vida interna de la provincia en cuanto a comunicaciones, obras de infraestructura, abastecimiento e instrucción, y reforzar todo el aparato de defensa.

La ciudad o centro urbano colonial constituía el vínculo de conexión entre la producción agropecuaria y el mercado exterior por vía de la exportación e importación, teniendo como referencia los circuitos comerciales legalmente controlados por el sistema hacendístico, fiscal y tributario.

La Intendencia de Ejército y la Real Hacienda constituían el régimen de administración fiscal y tributaria, era manejada por funcionarios reales: Gobernador y Capitán General, Tesorero, Contador y Jueces Oficiales. Su función era satisfacer las demandas a nombre de su Majestad el Rey de España y en la unificación político-territorial de las provincias La Real Hacienda participaba en justicia, policía y guerra, vigilaba los ingresos y egresos, cumplimientos de leyes, etc., esto significaba que las provincias quedaban unidas bajo un mismo gobierno en lo relativo a la hacienda y al ejército bajo la administración de armas, tropas y todo lo relativo a la guerra y defensa.

La Capitanía General de Venezuela constituyó la conformación política y administrativa del territorio venezolano. El capitán general tenía autoridad en lo político y gubernativo sobre los corregidores, justicias y demás empleados dentro de la jurisdicción de su provincia. Tenía el superior gobierno tanto político como militar. En lo militar, disponía de cuerpos que conformaban básicamente milicias integradas por batallones de blancos, pardos libres y negros.

La Real Audiencia tendía también a realizar la unidad política, las leyes de las Indias regían todas las colonias, pero las provincias eran independientes unas de las otras, por lo que al ejercer sobre ellas la superior autoridad judicial, se impuso la tarea de estrecharlas, de señalar a todas un igual camino a seguir y aplicar la legislación substantiva y la de unificar la de procedimiento.

El Real Consulado representó la unificación y autonomía en lo relativo a las actividades productivas y las normas que regían el desarrollo del comercio. Su propósito era incrementar y fomentar la economía regional, era un poderoso instrumento económico; relacionaban el comercio, el trafico comercial, juicios, vigilancia de la actividad comercial, vialidad, problemas relativos al ordenamiento fiscal y aduanal, etc. También otorgaban créditos a los agricultores. En su tiempo el Consulado fue el banco de crédito agrícola de régimen colonial.

Económico- Religioso:

La iglesia desempeñaba una función ideológica y represiva de primer orden. La iglesia como institución participó en la conformación de la nacionalidad venezolana, sometida a la Corona a través del Patronato que constituía una asociación político-religiosa-represiva, encargada de fiscalizar el cumplimiento de las órdenes reales y de mantener consistencia del marco simbólico cristiano-nacional.

La evangelización constituyó el control ideológico y cultural mediante el cual se empleaban valores psicológicos requeridos por el Estado Metropolitano para la permanencia y continuidad de la dominación colonial; por ello la educación quedó bajo su dirección y orientación, de este modo estableció carácter cristiano, teológico y catequizante.

La iglesia formaba parte del aparato exaccivo al emplear los diferentes mecanismos de extracción extraeconómica, obligando al pago de impuestos universales, de esta recaudación participaban básicamente el prelado, el cabildo eclesiástico y el rey.

La institución eclesiástica jugó un papel importante en la economía y en el proceso de colonización, ya que a través de este utilizó mecanismos para la acumulación relativa e importante en la masa de capital. Esta acumulación ocurría por vía de rentas constantes que aumentaban constantemente a la par del desarrollo de la economía, es decir, aumentaba en la medida que crecía el volumen de la producción agropecuaria.

Las rentas provenían de diezmos y primicias, quien no pagaba diezmos y primicias caía en pecado mortal y en descrédito. Se obtenían a través de las obras pías, capellanías, obvenciones, bienes de manos muertas y censos. Se destinaban a la adquisición de tierras, casas, esclavos, participaciones accionarias en compañías, ganados, haciendas y préstamos usurarios cuyos intereses variaban entre 5 y 20 por ciento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada